Saturday, March 29, 2014

Beware of the Anarchist Police



El ensayo Beware Venezuela’s false ‘anarquists’: unmasking El Libertario, de George Ciccariello-Maher, es notable porque pretende hacer algo contra intuitivo: sugerir que los verdaderos anarquistas son aquellos que, si bien no apoyan irrestrictamente al gobierno, aceptan sus logros, lo acompañan e intentan empujarlo en una dirección más revolucionaria.

Ciccariello-Maher critica a El Libertario y a su principal figura, Rafael Uzcátegui. Sin embargo, su argumento para sostener que el del Libertario es un anarquismo falso, parece girar en torno a la idea de que Uzcátegui no califica como anarquista porque pertenece a la clase media y sus ideas políticas lo acercan al liberalismo. No puedo juzgar sobre filiación de clase de Uzcátegui. Tampoco entiendo muy bien por qué esa filiación lo descalificaría como libertario, ni a él ni a Kropotkin.

A lo largo de su ensayo Ciccariello-Maher refrenda acríticamente la distinción derecha-izquierda propia de la propaganda gubernamental, pero eso es ya tan común en los medios y en la academia del primer mundo, que casi es lo de menos. Hay en cambio algunos detalles de su argumento que son más preocupantes. En el artículo, Uzcátegui es caracterizado como un liberal de clase media (sifrino, hijo de papá) porque así lo califica un ex miembro de su grupo. La crítica por categorización de acuerdo a la pertenencia de clase es más propia de la izquierda autoritaria que del anarquismo.

También se critica a Uzcátegui porque trabajó un tiempo en la Alcaldía de Baruta, entonces gobernada por Capriles Radonski, quién es caracterizado por el autor con el siguiente clisé: none other than right-wing opposition leader Henrique Capriles, formerly of the US-funded opposition party Primero Justicia. Sin embargo la referencia que para Ciccariello-Maher sostiene la afirmación US-funded opposition party es, por supuesto, una página del Código Chávez de Eva Golinger. Creo que seguramente Uzcátegui lidiará a su manera con las contradicciones que se desprenden de vivir de acuerdo al credo anarquista y haber trabajado para la administración pública, no será el primer anarquista que lo ha hecho, pero sospecho que Ciccariello-Maher no sería tan severo si en cambio Uzcátegui hubiese trabajado para Jorge Rodríguez, por ejemplo.

Peor es a mí entender la descalificación que se hace en el artículo de Uzcátegui por su vinculación laboral a Provea. La agenda de derechos humanos de la ONG es según el autor, “liberal”.  Además se sugiere que Provea no ha surgido de los movimientos comunitarios (grassroots movements). Obvia el artículo que Provea es una organización que ha defendido los derechos humanos desde mucho antes de la llegada de Chávez al poder y que tiene vínculos con muchas organizaciones comunitarias populares, incluyendo colectivos de simpatizantes del gobierno. No estoy seguro de que la defensa de los derechos humanos esté reñida con el anarquismo, pero temo que esta crítica sea una repetición del viejo argumento de la izquierda autoritaria sobre el “carácter burgués” de los derechos humanos. También es muy parecida a la descalificación que, desde el gobierno, se ha hecho de las ONGs independientes que se ocupan los de derechos humanos en Venezuela. (Sospecho que si cita a Eva Golinger, Ciccariello-Maher objetaría el uso de la palabra “independiente” aquí).

No conocí personalmente a Uzcátegui en la Escuela de Sociología cuando él era estudiante. Pero recuerdo haber escuchado algunas de sus intervenciones y leído El Libertario. Uzcátegui siempre mantuvo una postura anti-autoritaria y anti-militarista consistente. Era igualmente crítico de las políticas represivas de la cuarta, la quinta, y de todas las repúblicas habidas y por haber.

No será la primera ni la última vez que se cuestionen las credenciales de un anarquista porque critique a un gobierno auto proclamado de izquierda, no importa cuán militarista o autoritario sea ese gobierno. Hay que tener una idea muy peculiar del anarquismo para pretender erigirse en policía y garante del “verdadero” anarquismo. Y el argumento tiene que ser muy sofisticado como para sostener que los verdaderos anarquistas son los que no critiquen un gobierno, a cualquier gobierno, sino que lo “acompañen”. Uno tiene la impresión de que cuando Ciccariello-Maher termina su artículo pidiendo Will the Real Anarchist Please Stand Up?, los que se pongan de pie lo harán militarmente firmes.   

3 comments:

  1. Este autor Ciccariello-Maher escribe cosas extrañas. También tiene un artículo donde habla de una supuesta ideología de "identidad gocha" que ha surgido durante las protestas y que, según él, es una ideología nefasta y "muy racializada" que pone a los andinos como los "amos" de piel blanca que han de gobernar al resto del país, mestizo e "inferior".

    Me parece un argumento sumamente pobre, de poco sustento y que delata el interés personal de Ciccariello-Maher de presentar ante sus lectores norteamericanos las divisiones políticas venezolanas como tensiones raciales, ya que éste es un tema muy delicado en la sociedad estadounidense.

    ReplyDelete
  2. Excelente el Post amigo... Conozco personalmente a rafa y su trayectoria como luchador social... ademas la critica viene de alguien que escribe un libro... y nosotros creamos a chavez... no va a descalificar a quien critique a su becerro de oro... saludos

    ReplyDelete