Tuesday, August 25, 2015

Imagining Paramilitaries in Venezuela

The claims that paramilitaries are being brought into the country to destabilize fit well with the government’s narrative that it is fighting a powerful but hidden enemy. In this narrative the broadly defined paramilitaries serve as agents of a vast opposition conspiracy plan which helps the government explain its policy failures as an effect of that conspiracy. The government can blame the opposition, and its alleged international backers for those failures, and at the same time charge local opposition leaders and activists with criminal intent.

David Smilde and I wrote this post for the WOLA blog. We summarize most of the claims made so far by the government and some of the reactions by the opposition and human rights NGOs. Human right organizations are especially concerned about the upsurge in deportations of Colombian citizens and about the consequences of thy refer to as the xenophobic rhetoric recently used by Maduro in his discourses.

President Maduro gave a press conference yesterday in which he also made a summary of his claims of “paramilitary infiltration”. Maduro again accused Colombian ex-president Álvaro Uribe Vélez of being behind of most of the criminal violence and of the “economic war” in Venezuela by sending paramilitaries into the country. He also accused prominent local opposition leaders of having ties with the paramilitaries.

Here is the press note of the conference by the Agencia Venezolana de Noticias:

El paramilitarismo es la principal causa de los problemas en frontera colombo–venezolana
Caracas , 24 Ago. AVN.- Fenómenos como el crimen organizado, el contrabando de extracción y la fuga de productos de primera necesidad son problemas trasladados al país a través de la práctica paramilitar instaurada en Colombia desde hace varias décadas y que ha causado graves daños en la frontera colombo – venezolana, señaló este lunes el presidente de la República, Nicolás Maduro.
Al ofrecer una rueda de prensa a medios nacionales e internacionales, desde el Palacio de Miraflores, Caracas, el jefe de Estado manifestó que Venezuela es víctima del modelo paramilitar capitalista, que se desarrolló en Colombia.
Explicó que esa práctica surgió de un poder económico, que tuvo su origen en la producción de cocaína, y que luego se transformó en una burguesía paramilitar que se encargó de organizar grupos criminales en varias partes de Colombia. Fue entonces cuando se instauraron en ese país dos poderes: el político, basado en la práctica paramilitar, y el económico, sustentado en el narcotráfico.
En este contexto, el mandatario nacional denunció al ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez como al principal impulsor de estos fenómenos y como al más grande anticolombiano que haya existido, esto, tras denunciar su responsabilidad en los llamados "falsos positivos", asesinatos de ciudadanos colombianos que se justificaban diciendo que se trataba de guerrilleros.
"Álvaro Uribe Vélez es el más grande anticolombiano que haya existido. Cuántas familias tienen que llorar porque su hijo fue desaparecido y descuartizado por bandas paramilitares, en silencio tienen que llorar porque se lo desapareció un falso positivo de Uribe", dijo.
Durante el encuentro con los medios, con el objetivo de informar sobre las acciones de paz que promueve Venezuela para restablecer la seguridad en la frontera con Colombia, el Presidente insistió en que todos los señalamientos que hace el Gobierno nacional para alertar a los venezolanos sobre los planes paramilitares que se tejen desde el país vecino no están dirigidos al pueblo colombiano, al que en la tierra de Bolívar se le recibe y se le respeta.
Por ello, ratificó su solidaridad y compromiso con el pueblo hermano, que tiene en Venezuela una población de 5,6 millones de habitantes, y sus procesos de paz, al tiempo que rechazó la campaña que emprenden medios colombianos e internacionales para señalarlo como anticolombiano.
"Yo lo que soy es antiparaco, antinarcotraficante, eso sí soy, y amamos al pueblo de Colombia", respondió. 
El jefe de Estado reiteró que "solo con justicia, habrá paz", por lo que la voluntad del Estado venezolano está dirigida a realizar las investigaciones que sean pertinentes –como se hizo en el caso del joven dirigente Robert Serra y la comunicadora social Adriana Urquiola, ambos asesinados por órdenes dadas desde Colombia y en vinculación con acciones desestabilizadoras promovidas por la derecha– para desmantelar los planes paramilitares que atentan contra la tranquilidad de los venezolanos.
Rechazó una vez más el paramilitarismo por considerarlo un flagelo que, como la gangrena, va destruyendo el tejido político, social y económico de las sociedades, y reconoció el compromiso del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de acabar con dicha problemática, voluntad que, comentó, se ve reflejada en la colaboración que ha prestado la justicia colombiana en la resolución de los casos mencionados.
"Agradezco a Santos, lo respeto como jefe de Estado a pesar de las diferencias ideológicas y políticas. Usted está haciendo algo muy noble, está buscando la paz con valentía y con coraje, y lo apoyamos con todo en Venezuela y América Latina, pero Venezuela tiene que decir la verdad, porque como decía Simón Bolívar las gangrenas políticas no se curan con paliativos y nadie podrá curar ninguna enfermedad sin saber su causa", manifestó.
Venezuela contra el narcotráfico
El jefe de Estado también destacó los aportes de los efectivos de la Aviación Nacional Bolivariana, quienes han derribado un total de 92 naves con 180 toneladas de drogas ilícitas que provenían de Colombia con destino a Venezuela.
"Venezuela es el primer país que apoya una ley de intersección aérea, que entró en vigencia en 2012 y con la que hemos dado un fuerte combate contra naves de narcotráfico que vienen desde Colombia. Hemos neutralizado, de distintas formas, a 92 naves, golpeando 180 toneladas de drogas ilícitas. Tenemos un combate tremendo contra el narcotráfico", expuso el Presidente.
De igual forma, celebró los esfuerzos del Estado venezolano para lograr la detención de 100 capos de la droga, que se dedicaban al tráfico de sustancias ilícitas hacia Estados Unidos, América Latina y El Caribe.
"Hemos capturado a más de 100 capos duros de la droga y hemos entregado a Colombia y a Estados Unidos 70 de ellos. Estamos enjuiciando a una parte de ellos en Venezuela y estamos por entregar en los próximas días más de 30 sujetos del más alto nivel del negocio de la droga en Colombia", detalló.

 AVN 24/08/2015 21:15

No comments:

Post a Comment